Asociación

La Artesanía Alimentaria es una de las señas de identidad de la gastronomía aragonesa y, por supuesto, una innegable muestra de calidad alimentaria.
Los productos artesanos se caracterizan por estar elaborados en empresas pequeñas, de no más de diez empleados y ser de factura preferentemente manual e individualizada, distinta de la propiamente industrial. Al frente del proceso siempre deberá haber un artesano, reconocido oficialmente como tal.

En Aragón están reconocidos los siguientes elaborados artesanales:

  • derivados cárnicos (salazones, curados y adobados; tocinos, embutidos, charcutería y fiambres)
  • derivados de la pesca y la acuicultura (salados, ahumados, desecados)
  • derivados de la leche
  • aceite de oliva virgen
  • productos de panadería
  • pastas alimenticias
  • legumbres secas
  • frutas y hortalizas (patés vegetales y mermeladas)
  • miel
  • productos de confitería
  • chocolates y derivados
  • bebidas alcohólicas, vinagres
  • azafrán hebra, hierbas aromáticas y medicinales, y sus elaborados.

El reconocimiento oficial por la Administración de la condición de artesano se acredita mediante la posesión del documento de calificación artesanal, expedido por el Gobierno de Aragón.

Los productos artesanos pueden distinguirse
porque suelen ir acompañados del logotipo
“Artesanía Alimentaria de Aragón”,
que exclusivamente pueden utilizar
aquellas personas que ostenten
la condición de artesano.